Tim y Tom Coronel se unen para conducir “La Bestia” en el Rally Dakar

UTRECHT (HOLANDA) – Es un buggy en cuanto a su esencia el que en definitiva tripularán los gemelos Tim y Tom Coronel cuando larguen la próxima edición del Rally Dakar, previsto entre el 6 y 20 de enero de 2018. En esta ocasión, sin embargo, no correrán separados en Sudamérica, sino que compartirán el manejo de un coche cuya construcción se encargó a Jefferies Racing en el Valle Apple ubicado en California (Estados Unidos). Basado en las reglas impuestas por el comité SCORE para las competencias tipo Baja en aquella región, el vehículo podría ajustarse al concepto de un buggy, pero en contraste con el pequeño ejemplar que los holandeses usaron en los últimos años dentro de la categoría Solo, éste luce una apariencia más fornida, estilo ‘Hummer’, razón por la cual los Coronel ya la han denominado cariñosamente ‘La Bestia’.

 

 

“Nunca más conduciré solo este rally, pues ya he tenido suficiente de eso”, dijo Tom Coronel después de los tortuosos episodios vividos en el evento de todo-terreno más duro del mundo cuando abandonó en enero pasado. “Sí me gustaría participar de Nuevo junto a Tim, pero en un proyecto diferente”. Su hermano cumplió con este deseo y siguió los consejos de otro participante asiduo del Dakar, Kees Koolen, en relación a contactar en Norteamérica a Damen Jefferies. Llenos de orgullo, los hermanos holandeses mostraron públicamente el resultado de esta cooperación con el famoso constructor durante la presentación del complejo de cines CineMec en la ciudad de Utrecht. El sábado próximo, el flamante prototipo de rally podría ser visto en acción durante el Pre-Prólogo tipo Dakar que el canal de televisión RTL GP hará en el circuito Valkenswaard.

 

“¿Qué tipo de coche nos armarían ustedes?”, fue la pregunta que Tim Coronel le formula a Jefferies, concediéndole la libertad de idear algo que sea a prueba de esta carrera tan dura. “Después de todo, para nosotros el tema pasa por la aventura en sí misma y por llegar a la meta. Tampoco olvidamos el hecho de que ahora contamos con un vehículo 300 kilogramos más pesado que el anterior. Damen lo admitió, pero mantuvo su seguridad de que con este auto cumpliremos sobradamente el objetivo”. Esa es la premisa de Tom Coronel, a quien desde ahora también le gustaría llegar a los bivouacs cada fin de etapa cuando todavía hay algo de luz diurna. “Ese sería un lindo cambio de rutina”, expresó el piloto de WTCC, que se pasó la mayoría del tiempo conduciendo en la oscuridad la última vez que fue de la partida. De nuevo, él tundra a su cargo la cámara a bordo conocida como TomCam para documentar sus vivencias que serán transmitidas por el canal nacional RTL GP.

 

Para Tim Coronel se tratará de su undécima participación en el Rally Dakar, mientras que para Tom será la quinta. La última vez que compitieron juntos fue en 2009 cuando se alternaron al volante de un Bowler Nemesis, cosa que volverá a ocurrir en enero, mes en el que les llegará la hora de repetir la experiencia doble de ser ambos pilotos y navegantes de a ratos.

 

Los dos ya efectuaron una prueba del buggy Jefferies de tracción trasera en un área desértica en las afueras de Los Ángeles. El bólido pesa unos 1.850 kilos y es propulsado por un motor Chevrolet LS3 de 6.2 litros que eroga 400 caballos de fuerza con su brida restrictora. La transmisión consta de una caja Albins semiautomática, en tanto que Maxxis volverá a ser el proveedor de los neumáticos de 37 pulgadas. Por su vasta trayectoria en el Dakar, Chris Leyds fue nombrado director del equipo.

 

La 40ª edición del rally, que recorrerá caminos sudamericanos por decimal vez, arrancará en Lima, capital de Perú, el 6 de enero para dirigirse a la ciudad argentina de Córdoba, donde todo terminaría el 20 de ese mes. A la mitad de la prueba, habrá un día de descanso en La Paz, capital de Bolivia. El arsenal de la escuadra se despachará como siempre desde el puerto francés de Le Havre entre el 23 y 24 de noviembre.